FRASES DE LIBROS



Frases de Libros

Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran.

Un libro debe construirse como un reloj y venderse como un salchichón.

Los libros son compañeros dulces para el que sufre, y si no pueden llevarnos a gozar de la vida, al menos nos enseñan a soportarla.

Un libro puede ser agradable con muchas imperfecciones y enojosísimos sin un defecto.

Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres.

Donde se quiere a los libros también se quiere a los hombres.

Me gusta extraviarme a mí mismo a través de otras mentes. Cuando no estoy pensando, estoy leyendo. Soy incapaz de sentarme y ponerme a pensar. Los libros piensan por mí.

Por grandes y profundos que sean los conocimientos de un hombre, el día menos pensado encuentra en el libro que menos valga a sus ojos, alguna frase que le enseña algo que ignora.

¡Cuánta confianza nos inspira un libro viejo del cual el tiempo nos ha hecho ya la crítica!

Hay que escribir libros como quien compone música.

Los mejores libros son aquellos que quienes los leen creen que también ellos pudieron haberlos escrito.

El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma.

Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer.

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.

Los libros sólo tienen valor cuando conducen a la vida y le son útiles.

El regalo de un libro, además de obsequio, es un delicado elogio.

Nunca releo mis libros, porque me da miedo.

La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta.

Un libro es un regalo estupendo, porque muchas personas sólo leen para no tener que pensar.

Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro.

Los libros tienen los mismos enemigos que el hombre: el fuego, la humedad, los animales, el tiempo y su propio contenido.

Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía.

Los libros no se han hecho para servir de adorno: sin embargo, nada hay que embellezca tanto como ellos en el interior del hogar.

Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo.

Hay libros cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga.

Un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano.

He buscado el sosiego en todas partes, y sólo lo he encontrado sentado en un rincón apartado, con un libro en las manos.

Cuanto más crece nuestro conocimiento de los buenos libros, tanto más disminuye el círculo de los hombres cuya compañía nos resulta ingrata.

El recuerdo que deja un libro a veces es más importante que el libro en sí.

Los libros son amigos que nunca decepcionan.

Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma.

El libro es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor.

Cuando necesito leer un libro, lo escribo.

En muchas ocasiones la lectura de un libro ha hecho la fortuna de un hombre, decidiendo el curso de su vida.

Mis libros siempre están a mi disposición, nunca están ocupados.

Deseara yo que los libros se hiciesen para enseñar en vez de eso se escriben para hacer alarde de saber.

Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos.

Estar a solas con un buen libro es ser capaz de comprenderte más a ti mismo.

Ciertamente, es agradable ver estampado el propio nombre; un libro es siempre un libro, aunque no contenga nada.

La verdadera universidad de hoy en día es una colección de libros.

Carecer de libros propios es el colmo de la miseria.

No es posible vivir sin libros.

Nunca escribo mi nombre en los libros que compro hasta después de haberlos leído, porque sólo entonces puedo llamarlos míos.

No es preciso tener muchos libros, sino tenerlos buenos.

El libro gobierna a los hombres y es el maestro del porvenir.

Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza.

Un buen libro no sólo se escribe para multiplicar y transmitir la voz, sino también para perpetuarla.

Todos los libros pueden dividirse en dos clases: libros del momento y libros de todo momento.

Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría.

Una casa sin libros es una casa sin dignidad.

Un buen libro es patrimonio de todo el mundo.

Guárdate del hombre de un solo libro.




- Mas frases celebres.







frases | Frases Frases . Com | Contacto | Privacy | Miles de frases celebres.